La Cocina de Jonás fue concebida como un rincón de juego que, de una manera lúdica, activa y creativa, anima a la lectura. Es el protagonista del libro ilustrado Jonás y el frigorifico miedoso el que ha dado su nombre, mientras que la idea sobre el rincón ha sido tomada prestada de la promotora de lectura Itziar Zubizarreta.

La cocina de Jonás es una pequeña cocina infantil que incluye la cocina, la nevera, la mesa, el horno, los utensilios de cocina... es decir, un lugar conocido por los niños. Pero dentro de ella hay también cosas extrañas:  la puerta del horno cruje, dentro de la nevera hay arañas  y víboras, en el horno pueden palparse cosas distintas, en la estantería hay cosas terribles que pueden escucharse.

En esta cocina, a través de distintos sentidos (sobre todo la vista, el tacto y el oído), los niños pueden experimentar y revivir algunas emociones (el miedo), leen libros que lo tematizan y hacen algunas actividades en forma de talleres, o simplemente juegan.

¿Qué puede hacerse en la Cocina de Jonás?

  • cocinar algo bueno: hacer los crepes de la imaginación, meter las narices en la sopa, dejarle frío a alguien, pero también ver un dibujo animado sobre Jonás y adivinar de qué tenía miedo,
  • echar un vistazo a la nevera, al horno y al armario y dibujarlo en el cubierto,
  • leer alguno de los libros que se encuentran en la cocina (la lista de libros fue realizada por Tilka Jamnik),
  • hacer otras cosas...