Barbara Pregelj

Editora jefa y directora de proyectos de animación a la lectura en la editorial

es Doctora en Ciencias Literarias y profesora titular en la Universidad de Nova Gorica. Es licenciada en Filología Hispánica y Literatura Comparada, lo que, después de terminar los estudios en Liubliana, cursó también en la Universidad de Salamanca (España). Hizo su master sobre el Barroco español y se doctoró con una tesis sobre los elementos kitsch en la literatura contemporánea eslovena. En su función de traductora al esloveno y al español y del euskera, del catalán y del gallego desempeña un papel de mediadora entre los espacios culturales esloveno, ibérico e hispanoamericano. También es intérprete jurada permanente de la lengua española. Como traductora e intérprete le interesa apasionadamente la cuestión de la lectura y la interpretación de los textos, y como editora cómo contagiar con el virus de la buena literatura a cuantos más lectores sea posible.

Aleš Cigale

Editor y editor técnico

es licenciado en Electrotécnica, con años de experiencia en dirección de proyectos y trabajo en la tecnología informática. Aunque siempre le interesaron los libros, ni en sueños hubiera podido imaginarse lo interesantes que son cuando los conoces de cerca. Ni tampoco lo interesantes que pueden llegar a ser los autores, los países de donde vienen, los niños que los leen y los trabajos que estos elaboran después de la lectura... A partir de un pasatiempo y de su afición por el español creó una empresa que no quiere limitarse a ser tan solo una editorial. Con ella, prácticamente cada día aprende algo nuevo, lo que le entusiasma mucho.

Polona Konjedic

Colaboradora

es estudiante del Máster en Filología Inglesa y Literatura Comparada y Teoría Literaria. Para mí, leer un buen libro o ver una película buena son signos de libertad y últimamente escojo también textos de literatura infantil y juvenil para apreciarla. Matilda de Dahl y Anarina de María Teresa Andruetto a mí me molan más que muchas de las protagonistas adultas. Y según me voy haciendo mayor, estoy cada vez más convencida de que es muy importante volver a leer tan libremente como leíamos de pequeños.